Emprendimiento

Cómo administrar tu dinero y tener libertad financiera.

La mayoría de nosotros soñamos con tener una libertad financiera, donde no tengamos que preocuparnos por pagar deudas y que cubran todas nuestras necesidades.

Cuando queremos que quede suficiente dinero para darnos un lujo de hacer unas pequeñas vacaciones y relajarnos.

Pero, ¿qué es realmente la libertad financiera?

En pocas palabras, la libertad financiera es tener ingresos suficientes para no tener que cambiar tu tiempo por dinero.

Generalmente las personas piensan en trabajar hasta jubilarse o piensan en hacerse ricas apostando a la lotería. Pero ser rico no te garantiza que eres financieramente libre.

No lo es mismo ser rico y tener libertad financiera. Hay una gran diferencia entre estas dos.

Probablemente necesites estar entre los millones de personas y aunque no lo creas muchas personas ricas no son libres. Estas personas se esfuerzan a diario para mantener su riqueza y no han sistematizado sus negocios para que funcionen sin ellos.

Entonces, ¿ser rico significa tener más libertad, o seguridad, incluso paz mental?

No quiere decir que necesariamente ser rico otorga un bienestar material, pero sabemos que muchas personas ricas son miserables. Incluso trabajan más que algunas personas de la clase media, ¿pero porque estas personas ricas tienen que trabajar duro para mantenerse ricos y libres?

Tienes que esperar a ser rico para disfrutar de un auto lujoso, vacaciones, hacer viajes o experimentar la libertad y felicidad.

El objetivo no es enriquecerse para ser libre.


El camino hacia la libertad financiera es diferente al camino hacia la riqueza. Son estrategias fundamentalmente diferentes.

T HARV EKER

T Harv Eker menciona. Necesitas menos dinero y, por lo tanto, menos tiempo para enfocarse en tu camino hacia la libertad financiera, para enfocarse en hacerse rico.

La clave es saber cómo administrar tu dinero usando estrategias que te ayuden a alcanzar la libertad financiera, crear hábitos que nos permitan tener una riqueza a largo tiempo y cambiar la forma en que dejamos ir el dinero. Si administras mal tu dinero no obtendrás más.

Empieza Administrar tu dinero con HARV el sistema de 6 frascos.

Ahorra dinero con el método Harv

Al usar este sistema, vas a dividir tu dinero en seis cuentas diferentes, cada uno tiene un porcentaje de tu dinero para poner en cada cuenta. Puedes usar cuentas reales o frascos reales.

¿qué son estos frascos y qué porcentaje de sus ingresos se destina a cada uno de ellos?

Estos frascos son para que cada persona, sin importar si gana $ 1,000 por mes o $ 1 dólar por semana, puede seguir este sistema de administración de dinero. Sí, estás ganando $ 1 dólar a la semana, puedes hacer este sistema.

Veamos a continuación.

  • Frasco 1: Artículos de primera necesidad (55% de tu presupuesto)

Este dinero está destinado a los gastos de alquiler o casa, comida, electricidad, agua y dinero.

  • Frasco 2: Ahorro a largo plazo (10% de tu presupuesto)

Este dinero está destinado a grandes compras, vacaciones y gastos médicos no anticipados.

  • Frasco 3: Esparcimiento (10% de tu presupuesto)

Este dinero está destinado en parte al presupuesto en compras, gastos pausados, en consentirse a uno mismo y a la familia. No debes superar tus gastos si no mantenerte.

  • Frasco 4: Educación (10% de tu presupuesto)

Este dinero está destinado a la educación en el futuro y el crecimiento personal. Gasta estos recursos para comprar libros, entrenamientos y cursos. Invierte en ti mismo.

  • Frasco 5: Cuenta de libertad financiera (10% de tu presupuesto)

Este dinero está destinado a las acciones, fondos mutuos, vehículos de ingresos pasivos, bienes raíces y cualquier otra inversión.

  • Frasco 6: Regalos y donaciones (5% de tu presupuesto)

Este dinero está destinado para regalos de cumpleaños, donaciones de caridad, matrimonios y otras festividades.

Es importante comprender que los porcentajes son recomendaciones o ejemplos, no reglas definitivas. Administrar tu dinero es mucho más importante que la cantidad, por lo que, si no puedes seguir los porcentajes hasta el seis, toma una cantidad que puedas administrar y comienza allí.

Por ejemplo:

$ 100 al mes. Usa los frascos para dividir esos $ 100. Luego el mes siguiente hace $ 150 y luego el mes siguiente $ 200. Y así sucesivamente como te sea conveniente.

¿Cuál es tu opinión?, ¿Qué piensas de este método de administrar tu dinero? Deja un comentario.

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *